Usted se encuentra aqui:

Inicio Historia de la Homeopatía HISTORIA Y ESTADO ACTUAL DE LA HOMEOPATÍA EN MÉXICO
HISTORIA Y ESTADO ACTUAL DE LA HOMEOPATÍA EN MÉXICO

Dr. René Torres Garcia & Dr. Javier Conde Rodríguez

 

En el periodo 1849-56 fue introducida la Homeopatía a México por médicos españoles especialmente venidos la mayoría de Cataluña, entre los que destacan D Cornelio Andrade y Baz, Ramón Comellas, Narciso Sánchiz, Pascual Bielsa y José Puig, entre otros.
Adiestrados por estos iniciadores de la homeopatía surgen médicos mexicanos que abrazan esta profesión, dres Crecencio Colín, por el año de 1870, Dr. Manuel Legarreta, Dr. Pérez Ortiz, quien junto con Don Julián González, gran luchador por la homeopatía, abrieron la primera farmacia homeopática en la calle 5 de mayo No.3 en la Ciudad de México.
El Dr. Talavera de Veracruz estableció un hospital homeopático en Orizaba, Veracruz, cuya gestión ante el gobernador de ese estado, General Don Luis Mier y Terán, hizo que convencido de la bondad de la homeopatía, diera reconocimiento oficial a su ejercicio en su estado durante su mandato y queda como primer antecedente.

altLa primera institución fundada por homeópatas fue el Instituto Homeopático, autorizado por el gobierno de Don Benito Juárez (que dio garantías para el ejercicio de la Homeopatía durante su mandato), que empezó a funcionar en el año 1863 y tuvo una vida de 60 años. "El Propagador Homeopático", cuyo editor fue el Dr. Francisco Pérez Ortiz, fue el primer periódico homeopático y fue publicado bajo los auspicios de dicho instituto. Posteriormente se fundó la Sociedad Médico Homeopática Mexicana por los doctores Varona, Pablo Fuentes Herrera y Antonio Salas. Esta sociedad tuvo vida por 49 años. Entre los médicos más connotados que tuvo aquella sociedad, debemos hacer mención especial a Don Pánfilo Carranza y Don Manuel de Legarreta, este último, presidente en 1910 de la docta corporación, introductor a la Materia Médica Homeopática, la patogenesia de cinco vegetales mexicanos para la curación del tifo exantemático y otras pirexias graves. El Dr. Ignacio Fernández de Lara fue médico de cabecera de Don Francisco I. Madero (apóstol de la democracia en México, en el Museo de Historia de la Ciudad de México se exhibe entre sus pertenencias un botiquín homeopático personal) y fue el primero en usar las altas potencias. "La Gaceta" fue el órgano de difusión de esta sociedad.

El presidente de México, General Don Porfirio Díaz, fue en ocasiones atendido con Homeopatía con buenos resultados por una parte y debido al impulso que le habían dado ya renombrados médicos a la Homeopatía, culminó en 1895 con el reconocimiento oficial de la enseñanza y práctica de la Homeopatía por el supremo gobierno por medio de un decreto que fue promulgado el 31 de julio de 1895.


altDe acuerdo con este decreto se fundó la Escuela Nacional de Medicina Homeopática que tuvo como primer director al Dr. Joaquín Segura y Pesado y un grupo de colaboradores entre los que destacan Ignacio María Montaño y Fernando Gómez Suárez, así como del Hospital Nacional Homeopático, el Dr. Ignacio Fernández de Lara.
Queda así, por la Ley de Instauración, desde entonces la carrera de Médico Homeópata Cirujano y Partero con las asignaturas que se especifican en el decreto, y que se estudian por cinco años, con lo cual se avala la formación del estudiante, con prácticas hospitalarias en el centro creado ex profeso para la atención al público.
Obviamente surgieron muchos adversarios por el apoyo dado a la Homeopatía, que hicieron difícil su funcionamiento, además del ínfimo presupuesto destinados a la escuela y hospital, en relación con las escuelas de medicina oficial y los hospitales de esa época. Pero hubo siempre defensores del mismo gobierno, personalidades y médicos homeópatas que dando brillantes al método y la lucha, mantuvieron el buen nombre de estos logros. Fue el Lic. Manuel Moreno Rubio, de la Secretaría de Gobernación en quien quedó el mando de esas instituciones y fue hasta 1920 que esa secretaría por orden presidencial expidió los títulos a los egresados de la escuela. Cuando el Lic. don José Vasconcelos tomó a su cargo la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México, creyó pertinente incorporar a las facultades universitarias la Homeopatía, y durante el tiempo que el Lic. Vasconcelos ocupó la rectoría, la facultad formó parte de la Universidad. Sin embargo después dejó de tener ubicación y gracias a la protesta de los médicos de entonces, evitaron que muchas veces que se clausurara la escuela, pero fueron luchadores como Luis Salinas Ramos, Juan Manuel Ortiz Zárate, Alfredo Zendejas, Pedro Castellanos del Saz, entre otros, los que lograron que el presidente Plutarco Elías Calles, con el Decreto fechado el 3 de febrero de 1928, restableciera a la escuela como entidad autónoma y la instaló como dependiente de la Secretaría de Educación Pública. Cuando fue creado el Instituto Politécnico Nacional por el general Lázaro Cárdenas en 0000, la escuela pasa a formar parte de las escuelas donde funciona en la actualidad.

El Hospital Nacional Homeopático ha permanecido en sus instalaciones originales en la calle 5 de febrero y Chimalpopoca en la ciudad de México, aunque con sus escaso presupuesto y siempre bajo la presión de la medicina oficial ejerce sobre la medicina de hospital. Con un presupuesto raquítico y ayudando en la formación de los estudiantes de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (se ha cambiado el nombre dejando a la Homeopatía como un apéndice) y sobretodo mantiene una gran labor de servicios a la comunidad, ya que la población homeopática crece cada día más y es absolutamente necesaria, aunque no cesan las presiones que intentan cambiarlo por una institución de medicina alopática.

Ante tantos problemas y animado por un grupo de jóvenes entusiastas y partidarios de la profundidad de su Ortodoxia Hahnemanniana, por la calidad y el gusto que sabía imprimirle a sus enseñanzas, Higinio G. Pérez, sabio médico y sobretodo hombre de acción, de voluntad enérgica e inquebrantable y bajo los ideales de políticos de esa época revolucionaria, decide fundar sus propia casa, la Escuela Libre de Homeopatía de México el 12 de octubre de 1912. Con su lema "Ciencia, labor y abnegación" ha desarrollado una labor meritoria, que sin estipendio del estado sino con la estrecha colaboración de sus egresados que dan clases gratuitas y los alumnos pagan una cuota mínima para manutención de los gastos de la escuela y hospital que hoy lleva el nombre de Hospital Higinio G. Pérez, ha dado hijos de relevantes cualidades que los ha hecho distinguirse en nuestro país y en el extranjero.

Al principio sin validez oficial la escuela libre tuvo reconocimiento oficial el 22 de octubre de 1922, cuando el Sr. Lic Emilio Portes Gil, presidente de los Estados Unidos Mexicanos, expidió un decreto por el cual concede a la Escuela Libre de Homeopatía de México el reconocimiento y privilegio a que se refiere la ley reglamentaria de las escuelas libres.

Hubo otros intentos de importantes de establecer escuelas de homeopatía tales como la Escuela Libre de Homeopatía de Guadalajara que tuvo poco efecto y la Escuela de Homeopatía de Mérida, que estuvo dependiendo de la Universidad del Sureste del Estado de Yucatán cuyo inciador fue el Dr. Manuel Mazari efectivo luchador de la Homeopatía en el sur.

En 1960 viendo que ya se había perdido aquella ida hahnemanniana del espíritu de enseñanza de la Homeopatía, fue fundada "Homeopatía de México, AC", por los Drs, Proceso Sánchez Ortega, David Flores Toledo y Ranulfo Romero Moreno, con la idea de seguir profundizando en la Homeopatía. Con el lema: "Estudio, investigación difusión y práctica de la homeopatía" y "Por la homeopatía medicina del hombre", surge una institución de unión y enseñanza la homeopatía que cubre el vacío de la homeopatía hahnemanniano en el país y se constituye en la primera escuela de posgrado en la República Mexicana, con opción de que ingresen médicos de extracción homeopática y de escuelas de medicina alopática con el requisito de profundizar al máximo el método hahnemanniano y constituyendo en el medio por propio prestigio alcanzado por su trabajo meritorio en hahnemanniano y en lo miasmático en el organismo con más representatividad en el medio médico homeopático nacional e internacional hasta la actualidad. Sin pretender oficialidad ya que ésta estaba en manos de las escuelas oficiales de homeopatía, fue aceptada y otorgada como un reconocimiento a su labor en el año de 1991, debido ha que finalmente busca dar apoyo legal a la médicos egresados de facultades de medicina alopática que hayan estudiado en Homeopatía de México. Esta asociación que cuenta con una importante infraestructura que va desde la asociación que como órgano de investigación organiza conferencias, cursos de preparación para los asociados, congreso y asambleas, la escuela de posgrado con cursos de duración de dos años y medio, la práctica del dispensario para alumnos en servicio a la comunidad, y el Colegio que es le grupo adscrito que formaliza los lineamientos de actuación médico homeopático ante el gobierno y la sociedad.

Existe en México un importante acervo cultural médico homeopático, biografía creada a través de estos cien años de que la Homeopatía ha sido como ninguna parte del mundo, organizada poco a poco aunque con altibajos un desarrollo meritorio
En 1950 un grupo de renombrados médicos homeopático mexicano en el Congreso Médico Homeopático Panamericano, presentaron como iniciativa y quedo como conclusiones y cierta obligatoriedad sobre la didáctica que deben regir a la enseñanza de la Homeopatía, estableciendo sus ocho principios extraídos del Organon que todos conocemos y estableciéndose la rigurosa observacia en el estudio del método homeopático y que es un precedente de sistematización de la enseñanza que se sigue en México y en muchas partes del mundo.

En 1982 se realizó en Oaxaca México una reunión internacional para el intercambio y unificación de la enseñanza médico homeopático hahnemanniana, con la participación de los principales países del mundo donde la Homeopatía está plenamente desarrollada y que constituyen el primer gran antecedente que sentó las bases para lo que en los países europeos y latinoamericanos se han hecho como formulación de la enseñanza homeopático.
Allí mismo en Oaxaca "Homeopatía de México AC", en su grupo correspondiente ha realizado su docencia desde 1981 y en Septiembre de 1985 quedó incorporado al IESIO (Instituto de Estudios Superiores de Oaxaca), como escuela de estudios de posgrado en Homeopatía, según decreto del gobierno del estado.
También existe enseñanza de posgrado como grupo correspondiente de "Homeopatía de México AC" el colegio de Médicos Universitarios Homeópatas de Guadalajara, con el Dr. Rubén M. Orozco y su grupo.
En otras provincias del país se dan cursos con duración de dos años, con validez oficial, a saber:

  • La Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía en la Ciudad de México
  • El Instituto Superior de Medicina Homeopática de Enseñanza e Investigación de Monterrey de Nuevo León
  • Instituto de Estudios Tecnológicos y Superiores de Tepic Nayarit

Existen varios laboratorios que fabrican medicamentos homeopáticos y distribuyen en las farmacias homeopáticas del país los medicamentos para los médicos y pacientes, entre los que destacan el grupo "Similia, "Medicor" y "Allen" en México, D.F. y "Glises" en San Luis Potosí
Hay como vemos un movimiento homeopático en constante mejora y crecimiento con un fondo de diversidad y muchas veces desunión y sobretodo por los diferentes concepciones de enseñar y ejercer la Homeopatía, no siempre cercanamente vigilado por el gobierno y con el acecho de la medicina tradicional o alopática buscando siempre la forma de desprestigiarla o si fuera posible nulificarla.

Copyright © Dr. René Torres Garcia & Dr. Javier Conde Rodríguez 2001
Photos Copyright © HI 2001